Bestimmte Lebensstilfaktoren erhöhen das Risiko von Hitzewallungen in der Menopause

Ciertos factores del estilo de vida aumentan el riesgo de sufrir sofocos en la menopausia

La menopausia es un acontecimiento natural en la vida de una mujer, y como tal no debe considerarse una enfermedad o una condición médica adversa. Aunque normalmente se produce cuando una mujer alcanza los 40 o 50 años, puede ocurrir antes. El inicio de la menopausia viene marcado por la última menstruación de la mujer; concretamente, la menopausia comienza con el cese del ciclo menstrual durante al menos un periodo de 12 meses. Aunque se trata de un hecho natural, produce algunos síntomas adversos, que las mujeres pueden experimentar durante años después de haber tenido su último período. La gravedad y la frecuencia de los síntomas varían de una mujer a otra, por lo que algunas sólo los experimentan durante un breve periodo de tiempo. Un nuevo estudio revela que dos hábitos de estilo de vida aumentan las posibilidades de experimentar sofocos en la menopausia, lo que ofrece una posible forma de reducir el riesgo de ciertos síntomas menopáusicos.

¿Cuáles son algunos de los síntomas de la menopausia?

Certain Lifestyle Factors Found to Increase Risk of Menopause Hot Flashes 1Una vez que una mujer experimenta la menopausia, deja de ser fértil y no puede concebir un hijo. Éste es sólo uno de los resultados de la disminución de los niveles de estrógeno que el cuerpo produce ahora. Dado que los niveles hormonales disminuyen durante este periodo, también pueden producirse otros cambios físicos y emocionales. Estos síntomas suelen incluir:

  • sequedad vaginal
  • sofocos
  • sudores nocturnos
  • patrones de sueño irregulares
  • problemas urinarios, incluida la infección del tracto urinario
  • depresión
  • cambios de humor
  • inhibición de las capacidades cognitivas, especialmente la falta de concentración y de memoria

Cuando las mujeres entran en esta etapa de su vida, también tienen un mayor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades. La disminución de los niveles de estrógeno aumenta los riesgos de enfermedades cardiovasculares, osteoporosis y cáncer de mama. En algunos casos, las mujeres pueden contrarrestar estos mayores riesgos modificando su dieta, aumentando la actividad física y realizando otros cambios naturales.

Algunos hábitos de vida aumentan el riesgo de sufrir sofocos en la menopausia

Two of the most troubling symptoms that women experience are menopause hot flashes and night sweats. According to some new research, these symptoms can be alleviated Dos de los síntomas más molestos que experimentan las mujeres son los sofocos de la menopausia y los sudores nocturnos. Según una nueva investigación, estos síntomas pueden aliviarse haciendo algunas modificaciones en el estilo de vida, pero sólo si los cambios se realizan en una etapa temprana de la vida. Los investigadores descubrieron que los sofocos y los sudores nocturnos eran menos frecuentes entre las mujeres que habían dejado de fumar y habían reducido su grasa corporal a los 40 años.

Se cree que la región del hipotálamo del cerebro es responsable de controlar la temperatura corporal. Un fallo en esta parte del cerebro puede ser el responsable de causar los sofocos y los sudores nocturnos que experimentan las mujeres mayores después de la menopausia. Estos síntomas, denominados vasomotores, los padecen más del 85% de las mujeres menopáusicas. Una nueva investigación realizada en la Universidad de Queensland, en Australia, sugiere que los síntomas vasomotores pueden evitarse con algunos cambios en el estilo de vida.

El Dr. Hsin-Fang Chung dirigió el proyecto, que consistió en examinar ocho estudios anteriores que evaluaban la salud de 21.460 mujeres de mediana edad. Los sujetos del estudio tenían más de 50 años y eran mujeres de Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Australia. El equipo comparó los hábitos de obesidad y tabaquismo de los sujetos con los riesgos de experimentar síntomas vasomotores. Al hacer las comparaciones, los investigadores observaron cómo se producían los cambios en relación con la fase de la menopausia que experimentaba cada sujeto.

Al comenzar el proyecto de investigación, más del 60% de los sujetos declararon experimentar sudores nocturnos o sofocos. Los investigadores también observaron que más de la mitad de las mujeres de ese grupo tenían sobrepeso, y el 21% de ellas estaban registradas como obesas. Además, el 17 por ciento eran fumadoras. El estudio reveló que las mujeres que eran fumadoras y/u obesas durante la mayor parte de su vida experimentaban síntomas vasomotores con mayor frecuencia y gravedad al llegar a la menopausia.

En concreto, el Dr. Chung informó de que la obesidad elevaba en un 60% los riesgos de experimentar síntomas vasomotores más pronunciados. Las fumadoras aumentaban el riesgo de experimentar sofocos y sudores nocturnos en la menopausia en un 80% en comparación con las mujeres no fumadoras. Cuando se combinan, el tabaquismo y la obesidad aumentan tres veces el riesgo de experimentar sofocos y sudores nocturnos más graves. Esto es especialmente cierto en el caso de las mujeres que fuman más de 20 cigarrillos al día o las que han fumado durante más de 30 años de forma constante.

La investigación descubrió que estos efectos podían prevenirse realizando cambios tempranos en el estilo de vida. Las mujeres que dejaron de fumar antes de los 40 años corrían los mismos riesgos de experimentar síntomas vasomotores graves que las mujeres que nunca habían fumado. Del mismo modo, reducir el exceso de peso a una edad más temprana ayudará a las mujeres a disfrutar de estos mismos beneficios cuando lleguen a la menopausia.

¿Cómo se pueden aliviar los síntomas de la menopausia de forma natural?

Mejorar la dieta

Certain Lifestyle Factors Found to Increase Risk of Menopause Hot Flashes 2Los hábitos alimentarios pueden afectar en gran medida a la gravedad de los síntomas de la menopausia. Los alimentos picantes deben evitarse en la medida de lo posible, mientras que el café, los refrescos y el alcohol deben eliminarse. Alejarse de los productos con cafeína a última hora de la tarde y por la noche también puede mejorar la calidad del sueño. El médico puede dar una lista más completa de los alimentos que hay que evitar y de los que hay que añadir a la dieta.

Tomar un suplemento

Un suplemento diario, como Menochron®, también puede ayudar a aliviar ciertos síntomas de la menopausia. Las isoflavonas del suplemento imitan los efectos que el estrógeno natural tiene en el cuerpo, favoreciendo un equilibrio hormonal saludable y ayudando a compensar los niveles más bajos de hormonas. Además, otros ingredientes ayudan al cuerpo a metabolizar el azúcar y la grasa de manera más eficiente, a proteger la salud de los huesos y a combatir los radicales libres. Las investigaciones también demuestran que los suplementos de testosterona pueden ayudar a aumentar la libido y mejorar la salud sexual durante la menopausia.

Hacer más ejercicio

El cuerpo necesita un mínimo de 30 minutos de ejercicio al día, pero las mujeres que se enfrentan a la menopausia deben realizar más actividad física. Los entrenamientos deben combinar actividades cardiovasculares, como caminar a paso ligero, correr o nadar, con actividades de entrenamiento de resistencia, como levantar pesas, hacer flexiones y abdominales, y deben constituir al menos 60 minutos de cada día.

La fisioterapia puede ayudar

Por último, el yoga, la acupuntura y la terapia de masaje pueden ayudar a reducir algunos síntomas. Aunque no se ha demostrado que estos tratamientos afecten a los síntomas vasomotores, pueden ayudar a aliviar otros síntomas. Pueden ayudar a mantener el cuerpo más ágil, por lo que los entrenamientos serán más eficaces, y reducen el estrés y permiten que los sujetos descansen más fácilmente. Si se tienen dificultades para dormir, uno de estos métodos puede mejorar la capacidad de dormir profundamente.

Deja un comentario

Carrito de compra