Glucochondrin®

La poderosa combinación de glucosamina y condroitina de Glucochondrin® contribuye a la salud de las articulaciones y el cartílago y brinda beneficios para las molestias articulares relacionadas con la edad.

N° de producto
Descripción del producto
Contenido / Cantidad
Precio
 
LHP13111
Glucochondrin®
60cáps
€ 41,95
 
LHP13113
Glucochondrin®
180cáps
€ 99,95
 
LHP13111 Glucochondrin®
60cáps € 41,95
&nbbsp;
LHP13113 Glucochondrin®
180cáps € 99,95
&nbbsp;

Este producto está disponible a través de la empresa Pida este producto ahora directamente con Chronobrands Chronobrands.

  • Estimula la formación de cartílago saludable
  • Protege contra los cambios ­articulares degenerativos
  • Apoya la salud y el alivio óptimos de las articulaciones
  • Protege contra los signos de desgaste relacionados con la edad

Con la edad, el cartílago de las articulaciones puede comenzar a deteriorarse; un proceso que se acelera por la obesidad y la falta de ejercicio. Este deterioro puede comenzar a los 30 años, sin embargo, a los 60 años, casi todos los seres humanos experimentarán un desgaste del cartílago en la mayoría de las articulaciones, particularmente en la rodilla y la cadera. En las personas que padecen esta afección, se altera el equilibrio normal entre la formación y degradación del cartílago.

Esto da como resultado un desgaste progresivo del cartílago, que puede ir acompañado de un dolor intenso. Cuanto más dañadas están las áreas de deterioro, mayor es el dolor y la deformación de las articulaciones, lo que a menudo conduce a la pérdida completa de la función. Este patrón de degradación del cartílago articular se ha considerado incurable hasta ahora. En la mayoría de los casos, los síntomas solo pueden aliviarse insertando una articulación artificial.

Aunque este problema es más frecuente con la edad, no tiene por qué ser una condición fatídica que solo puede tratarse con analgésicos y operaciones. La causa subyacente suele ser la falta de glucosamina y condroitina en el organismo. La suplementación con estos dos importantes nutrientes puede proteger eficazmente contra la degradación del cartílago en las articulaciones. Investigaciones recientes muestran que suministrar al cuerpo los materiales que necesita protege eficazmente contra la pérdida de masa de cartílago.

Con el aumento de la edad, el cuerpo pierde su capacidad de producir cantidades suficientes de glucosamina y condroitina. Las articulaciones de carga, como las rodillas y las caderas, y también las muñecas y los hombros, son las más comúnmente afectadas. Esta deficiencia puede conducir a la destrucción de la masa de cartílago, a induraciones y al depósito de grandes espolones óseos en los márgenes articulares. Los resultados son dolor, deformación y un radio de movimiento limitado.

Sulfato de glucosamina: La glucosamina es solo un componente de los glicosaminoglicanos (complejos de amino azúcar), que son los componentes principales del cartílago articular. La glucosamina está formada por glucosa y el aminoácido glutamina. Cuanta más glucosamina tenga el cuerpo, más glicosoaminoglicanos (y, por lo tanto, masa cartilaginosa) se producen. Además, la glucosamina hace que el cartílago articular sea más elástico y resistente.

Infortunadamente, no se pueden obtener cantidades suficientes de glucosamina de los alimentos, ya que solo está presente en los exoesqueletos de los crustáceos. Por tanto, debe tomarse como suplemento. La glucosamina está disponible en varias formas. La forma de sulfato (estabilizado con una sal mineral) es la forma de administración preferida, ya que es la más ampliamente investigada. El cloruro de potasio se usa con mayor frecuencia para la estabilización porque la dieta moderna generalmente es deficiente en potasio.

Sulfato de condroitina: La condroitina, que también es un importante constituyente del cartílago, consiste en cadenas moleculares repetitivas (mucopolisacáridos). La condroitina le da estructura al cartílago articular y es responsable de su capacidad de retención de agua y la permeabilidad de los nutrientes. Esto es de gran importancia ya que el cartílago no contiene vasos sanguíneos y solo se alimenta por difusión.

La condroitina juega un papel en la restauración de la función articular, ayudando a proteger contra el deterioro del cartílago articular e incluso contribuyendo a la curación de fracturas, como han demostrado muchos ensayos.

La condroitina también debe obtenerse mediante suplementos, ya que la única fuente de condroitina suficiente es el cartílago animal. De manera similar a la glucosamina, la forma farmacéutica de condroitina también es un sulfato.

Los medicamentos con cortisona y los analgésicos, los medicamentos que se utilizan actualmente para el tratamiento del deterioro del cartílago articular, suelen producir un alivio a corto plazo. Sin embargo, estos medicamentos no previenen la destrucción de las articulaciones a largo plazo porque solo abordan los síntomas (dolor, inflamación), mientras que la causa de la enfermedad (degradación del cartílago) permanece sin tratar. Estos medicamentos también pueden producir efectos secundarios graves que pueden ser perjudiciales para la salud a largo plazo. Sin embargo, los estudios realizados hasta ahora sobre la glucosamina y la condroitina muestran que el tratamiento de la degradación del cartílago articular no implica solo el tratamiento sintomático del dolor y la inflamación.

Por sí sola, la combinación de glucosamina y condroitina no tiene efectos analgésicos ni antiinflamatorios. Por lo tanto, los principales expertos médicos y científicos recomiendan tomar una combinación de agentes antiinflamatorios y analgésicos junto con glucosamina / condroitina (Glucochondrin®) durante un tiempo.

Sin embargo, a largo plazo, la glucosamina / condroitina deben tomarse solas porque favorecen la producción saludable de cartílago. La glucosamina y la condroitina, proporcionadas por Glucochondrin®, pueden servir como alternativas naturales seguras y eficaces o como tratamiento complementario a los medicamentos convencionales para la degradación del cartílago articular.

La glucosamina y la condroitina promueven la producción de las sustancias necesarias para la función saludable de las articulaciones del cuerpo. Ambas son responsables de la renovación de la masa de cartílago en las articulaciones. La administración de glucosamina y condroitina puede aliviar las molestias menores y ayudar a mantener una libertad de movimiento saludable. El resultado más significativo observado en pacientes tratados con glucosamina / condroitina (Glucochondrin®) fue la regeneración casi completa de la masa de cartílago dañada; el cartílago volvió a su estado saludable anterior. Cuando el cuerpo recibe los nutrientes que necesita para promover la salud de las células del cartílago, estos resultados notables solo se pueden lograr si el tratamiento se continúa durante un período prolongado.

Una cápsula contiene:
Sulfato de condroitina
400 mg
Sulfato de glucosamina
500 mg

de calidad farmacéutica.
Otros componentes:
estearato de magnesio, SiO2.

En caso normal, la dosis debe ser repartida a lo largo del día y tomarse con las comidas y bastante líquido de acuerdo al peso corporal como sigue:

menos de 60 kg: 2 cápsulas

60 – 100 kg: 3 cápsulas

más de 100 kg: 4 cápsulas

Los complementos alimenticios no son un sustituto de una dieta equilibrada y variada y de un estilo de vida saludable. No debe superarse la ingesta diaria recomendada. Las personas bajo constante supervisión médica deben consultar a un médico antes de tomarlas. La información del producto no es una declaración de curación; en general, desaconsejamos la automedicación sin consultar a un médico. Se reservan los errores de impresión y de composición.

Manténgase fuera del alcance de los niños. Manténgase refrigerado y seco.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Be the first to review “Glucochondrin®”

Hormonas antienvejecimiento sin receta en todas las dosis!