Mitocondrias: ¿El eslabón faltante entre el estrés y la ansiedad?

En los últimos años, ha habido una serie de nuevos descubrimientos que demuestran la relación entre la función mitocondrial y el estrés y la ansiedad. Comprender los principios científicos de los problemas de salud mental y aprender más sobre la función mitocondrial puede ayudarle a entender cómo potenciar la salud de sus mitocondrias puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar un trastorno de ansiedad grave.

Comprender la complejidad de la ansiedad

Mitochondria: The Missing Link Between Stress and Anxiety? 2Es normal experimentar ansiedad en distintos momentos de la vida. Aunque un cierto nivel de ansiedad es saludable, puede convertirse rápidamente en un trastorno médico grave. A menudo puede resultar difícil distinguir entre los típicos sentimientos de ansiedad y un trastorno de ansiedad que puede llegar a ser debilitante si no se trata correctamente.

La ansiedad sana suele ser el resultado de un acontecimiento agudo o de un desencadenante preocupante. Sin embargo, la ansiedad grave se define como sentimientos de ansiedad muy desproporcionados en relación con un factor estresante normal. Cuando el nivel de ansiedad no se corresponde con el acontecimiento que la desencadena, es posible que se trate de un problema de salud mental que puede diagnosticarse como un problema grave que requiere intervención médica.

Síntomas y causas comunes de la ansiedad

La ansiedad grave puede presentarse de diversas formas. Algunos de los síntomas más comunes son el aumento de la tensión arterial, las náuseas, la aceleración del ritmo cardiaco y la incapacidad para participar en las funciones de la vida cotidiana. Las personas con trastorno de ansiedad generalizada también pueden tener dificultades para dormir y concentrarse en las tareas.

Puede resultar difícil determinar las causas exactas de la ansiedad. También es posible que numerosos factores actúen conjuntamente para provocar el trastorno de ansiedad. Las personas con ansiedad suelen tener una predisposición genética a desarrollar el trastorno. Los factores estresantes del entorno, como las cuestiones laborales y los problemas familiares, también pueden provocar el desarrollo de un trastorno de ansiedad. Otras causas incluyen factores médicos, problemas con la química cerebral y abstinencia de sustancias adictivas. Si la ansiedad está afectando negativamente a su vida, es importante que busque la ayuda de un profesional médico cualificado para abordar el problema.

¿Qué son las mitocondrias y por qué son esenciales?

Para comprender plenamente la relación entre la ansiedad y la función mitocondrial, es necesario saber más sobre las mitocondrias y su función en relación con la salud general. Conocidas como las centrales energéticas de las células, la función principal de las mitocondrias es convertir los alimentos en energía que las células puedan aprovechar y utilizar. Además de proporcionar la energía crucial, las mitocondrias también deciden cuándo deben destruirse las células viejas y las que funcionan mal. Las mitocondrias también absorben iones de calcio y los liberan al organismo cuando los necesita.

Las mitocondrias de sus células empiezan a deteriorarse gradualmente a medida que envejece. Se ha demostrado que el mal funcionamiento de las mitocondrias contribuye a diversos problemas de salud, como la diabetes, las cardiopatías, la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Las mitocondrias que no funcionan a niveles óptimos también pueden causar fatiga extrema y debilidad muscular.

¿Están relacionados el estrés y la ansiedad con la función mitocondrial?

Un estudio reciente ha descubierto que las mitocondrias de las células también pueden afectar al riesgo de que un individuo desarrolle ansiedad, así como a su susceptibilidad al estrés. En el estudio, dos cepas de ratones -una genéticamente más resistente al estrés y otra menos resistente- fueron sometidas a estímulos estresantes durante diez días.

Al final del estudio, se observaron cambios notables en los niveles de proteínas y en la expresión génica en ambos grupos de ratones en el BNST (núcleo del lecho de la estría terminal), una porción del cerebro vinculada a afecciones mentales relacionadas con el estrés. Concretamente, en la cepa de ratones más susceptibles al estrés, ciertos genes se expresaban a niveles más bajos, mientras que en los ratones resistentes al estrés, esos mismos genes se expresaban a niveles más altos. Los genes en cuestión estaban intrínsecamente relacionados con la función mitocondrial.

Otro estudio en humanos examinó a 21 participantes que sufrían trastorno de pánico. Los investigadores desencadenaron ataques de pánico en los participantes, extrayendo sangre antes del ataque de pánico, una hora después del ataque de pánico y 24 horas más tarde. Al examinar la expresión génica en cada una de las muestras de sangre, observaron cambios asociados a la mitocondria similares a los de los ratones susceptibles al estrés; en concreto, una reducción del nivel de determinados genes mitocondriales.

Esto sugiere que una menor expresión de estos importantes genes mitocondriales podría ser uno de los mecanismos biológicos que subyacen a la ansiedad relacionada con el estrés.

Cómo apoyar la salud mitocondrial

Tanto si en la actualidad experimenta una mayor susceptibilidad a los síntomas del estrés o la ansiedad como si no, la buena noticia es que existen varias formas de potenciar la salud mitocondrial en general.

Ponerse en marcha

Como ocurre con la mayoría de los problemas de salud, una rutina de ejercicio regular puede ayudar mucho a mantener un funcionamiento corporal óptimo. La actividad física es una forma excepcional de impulsar la biogénesis mitocondrial en los músculos a medida que envejecen. Esto ayudará a mitigar los riesgos del declive de las mitocondrias relacionado con la edad, mejorando la salud y la función muscular en general.

Descansar y relajarse

Descansar adecuadamente ayuda al cerebro a mantener el funcionamiento mitocondrial en niveles óptimos, eliminando los subproductos tóxicos que pueden resultar perjudiciales para las células. Además, practicar técnicas de relajación, como yoga, meditación y ejercicios de respiración, también ayuda a mejorar la salud mitocondrial.

Restricción calórica

Los médicos han encontrado el mayor éxito en la mejora de la longevidad de las mitocondrias a través del proceso de restricción calórica. Las dietas de ayuno hacen que las mitocondrias se adapten de forma que favorecen una función mitocondrial saludable a muchos niveles.

Tomar el sol

Mitochondria: The Missing Link Between Stress and Anxiety? 1Aunque conviene protegerse de los dañinos rayos UV del sol, una cantidad saludable de vitamina D favorecerá la capacidad oxidativa mitocondrial de los músculos del cuerpo.

Nutrir el cuerpo

También hay una serie de nutrientes que pueden favorecer una función mitocondrial superior al mejorar las defensas antioxidantes celulares y proteger contra la oxidación. Entre los nutrientes que favorecen la salud de las mitocondrias se encuentran la familia de las vitaminas del grupo B, la creatina y diversos minerales y polifenoles.

Suplementos para la función mitocondrial

Además de estos cambios en el estilo de vida, también puede tomar suplementos para mantener una función mitocondrial normal. Estos suministran a las mitocondrias importantes enzimas y vitaminas.

Aunque aún no está clara la relación exacta entre la salud mitocondrial, el estrés y la ansiedad, comprender lo que ya han demostrado las investigaciones puede ayudar mucho a mantener una función mitocondrial saludable para mejorar la salud mental.

Leave a Comment