Las últimas novedades en la investigación sobre la salud intestinal

No todas las bacterias son gérmenes nefastos que propagan enfermedades y las causan. El cuerpo humano alberga una amplia comunidad de bacterias beneficiosas que contribuyen a mantener una salud óptima. De hecho, hay 10 billones más de bacterias en el cuerpo que de células humanas, todas ellas en el microbioma intestinal. Situada en el intestino grueso, esta comunidad de microbios desempeña una amplia gama de funciones. Las bacterias del intestino ayudan a regular la salud del corazón, la digestión, la inmunidad y muchos otros sistemas biológicos. Los nuevos avances en la investigación sobre la salud intestinal revelan que la salud del microbioma intestinal desempeña un papel tanto en la salud del cerebro como en el desarrollo de la diabetes de tipo 2.

¿Por qué el microbioma intestinal es tan importante?

The Latest Updates in Gut Health ResearchHay muchos factores diferentes que ayudan a formar el microbioma intestinal. Las bacterias empiezan a llegar a esta parte del intestino grueso inmediatamente después del nacimiento; algunas investigaciones sugieren que la formación del microbioma intestinal empieza incluso antes del nacimiento. Dado que la dieta es un factor importante en la creación de un microbioma intestinal diverso, la dieta de una madre embarazada puede influir en el microbioma del niño por nacer. Una vez que el bebé nace, tanto el entorno como la dieta desempeñan un papel en la introducción de nuevos tipos de bacterias en el microbioma.

Las investigaciones realizadas en las últimas décadas han revelado que los filamentos o tipos de bacterias influyen en nuestro desarrollo en la edad adulta. Por ejemplo, la presencia de ciertos tipos de bacterias puede determinar la probabilidad de padecer obesidad u otras afecciones metabólicas a lo largo de la vida. También hay microbios en el intestino que pueden determinar el riesgo de desarrollar ciertos tipos de enfermedades, por lo que las nuevas investigaciones se centran en identificar las funciones de ciertos tipos de bacterias en el intestino.

Una investigación sobre la salud intestinal descubre la relación entre el microbioma intestinal y la diabetes

En un estudio reciente, los investigadores encontraron pruebas de que la forma en que el microbioma intestinal fluctúa día a día puede indicar la aparición de la diabetes de tipo 2. El estudio se centró en la correlación entre el ritmo circadiano, o reloj biológico del cuerpo, y la actividad del microbioma intestinal. Al estudiar a un grupo de 2.000 adultos sanos, el equipo descubrió que el microbioma intestinal fluctúa en conexión con el ritmo circadiano, produciendo movimientos fiables durante cada día.

Al examinar los intestinos de personas con síndrome metabólico, obesidad y diabetes de tipo 2, descubrieron que las comunidades bacterianas de sus intestinos no fluctuaban tan activamente. Esto ayudó a los investigadores a identificar un ciclo rítmico por el que pasa el intestino durante cada período de 24 horas. Este ciclo se ralentiza considerablemente en las personas que padecen enfermedades metabólicas. El estudio también identificó marcadores biológicos que podrían sugerir que el ritmo estaba empezando a ralentizarse, lo que llevó a los investigadores a sospechar que la actividad del intestino podría utilizarse para predecir la aparición de la diabetes de tipo 2.

En concreto, los investigadores encontraron 13 filamentos diferentes de bacterias que no cambiaban en los sujetos a riesgo. El estudio no pudo determinar si estos filamentos bacterianos desempeñaban un papel en la causa de la diabetes de tipo 2, o si simplemente se veían afectados por el mismo proceso. Las investigaciones en curso seguirán determinando la relación entre estos filamentos bacterianos y el desarrollo de la diabetes, pero, mientras tanto, los investigadores tienen la esperanza de que estos hallazgos puedan utilizarse para ayudar a diagnosticar antes la diabetes de tipo 2.

Un estudio halla una relación entre las bacterias intestinales y un defecto en los vasos sanguíneos del cerebro

Otro estudio se centró en la relación entre la comunidad bacteriana del intestino grueso y el desarrollo de angiomas cavernosos (AC), que es un vaso sanguíneo anormal en el cerebro. Aunque sólo el 0,5% de la población mundial desarrolla este defecto, un gran número de personas que lo padecen experimentan síntomas que incluyen dolores de cabeza, problemas de visión, convulsiones y accidentes cerebrovasculares. Un nuevo estudio examinó la relación que el microbioma intestinal podría compartir con el desarrollo de la anomalía de los vasos sanguíneos del AC.

Los investigadores examinaron a 122 personas con una AC confirmada y compararon sus microbiomas intestinales con los de sujetos que no tenían el defecto vascular. Se descubrió que los sujetos con AC tenían grupos específicos de bacterias que no se encontraban en los intestinos de los sujetos sanos. Los sujetos con AC también mostraron una mayor presencia de moléculas de lipopolisacáridos. Los investigadores esperan poder utilizar esta investigación sobre la salud intestinal para facilitar el diagnóstico de los enfermos de AC. También esperan que las diferencias en los microbiomas intestinales les ayuden a medir la gravedad del efecto del trastorno vascular en el cerebro.

¿Cómo mantener un microbioma intestinal sano?

Comer más fibra

The Latest Updates in Gut Health Research 1La fibra transporta muchas bacterias útiles al intestino, al tiempo que reduce los riesgos de algunos tipos de cáncer y enfermedades cardíacas. También puede ayudar a perder peso al controlar los antojos.

Elegir una variedad más amplia de alimentos

Las comidas deben consistir principalmente en frutas, verduras, frutos secos y semillas para proporcionar las vitaminas y nutrientes que se necesitan cada día. Además, elegir una variedad de colores al seleccionar las frutas y verduras nos ayudará a potenciar la salud de nuestro intestino. Cada tipo de alimento contiene una comunidad diferente de bacterias, lo que ayudará a diversificar el microbioma intestinal.

Consumir más polifenoles

Algunos alimentos y bebidas, como el aceite de oliva, el café, el té, las bayas, los frutos secos y las semillas, contienen polifenoles. Los polifenoles son antioxidantes que ayudan a mantener las bacterias del intestino.

Limitar los tentempiés

Comer crea más actividad en el intestino, lo que distrae a las bacterias intestinales de cumplir otras funciones. Si se puede saltar las comidas, o ayunar uno o dos días a la semana, es posible dar al microbioma intestinal aún más tiempo para beneficiar su salud.

Comer alimentos fermentados

Algunos ejemplos de alimentos fermentados son el kimchi, el yogur natural, el chucrut y los quesos. Los alimentos fermentados contienen una mayor concentración de microbios, por lo que consumir estos alimentos con regularidad puede contribuir a crear un microbioma más diverso.

Completar la dieta con una fórmula prebiótica/probiótica

Si se duda de que la dieta proporcione la amplia gama de microorganismos necesarios para un microbioma intestinal sano, se puede intentar complementar con una fórmula de alta calidad que contenga tanto prebióticos como probióticos. Los prebióticos son fibras no digeribles que ayudan a nutrir los probióticos, o bacterias “amistosas”, en el intestino. La suplementación con prebióticos y probióticos puede ayudar a asegurar que las bacterias sanas del intestino prosperen, allanando el camino hacia la buena salud.

Deja un comentario

Carrito de compra