Los conflictos entre el trabajo y la familia afectan más a las mujeres que a los hombres

Todos sabemos que el estrés puede afectar a la salud física de diversas maneras, en parte porque debilita el sistema inmunitario. Los estudios también han descubierto que el estrés influye en la salud cardiovascular, aumentando el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un derrame cerebral. En un estudio reciente, se descubrió que el estrés causado por tratar de conciliar el trabajo y la familia, o el conflicto entre el trabajo y la familia, afecta más a las mujeres que a los hombres, contribuyendo a este riesgo. Esta puede ser una de las razones por las que las mujeres se enfrentan a un mayor riesgo general de sufrir un evento cardiovascular.

Factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares

Work-family Conflict Especially Hard on Women, Says New StudyLas enfermedades que afectan al corazón y a los vasos sanguíneos se engloban en el término más amplio de enfermedades cardiovasculares, y muchas de ellas están causadas por la aterosclerosis. La aterosclerosis es una afección resultante de la acumulación de placas en las paredes de las arterias, lo que provoca la inhibición del flujo sanguíneo. Como la sangre fluye más lentamente, pueden formarse coágulos que impiden que la sangre pase por las arterias y llegue al cerebro, al corazón y a otros órganos vitales, lo que aumenta la probabilidad de que se produzca un ictus o un infarto.

Hay ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, que se enumeran a continuación.

Edad

A medida que envejecemos, el corazón se debilita y las arterias se contraen o se estrechan.

Sexo

Al principio de la vida, los hombres se enfrentan a un mayor riesgo. Sin embargo, a medida que las mujeres envejecen y experimentan la menopausia, sus riesgos aumentan considerablemente.

Herencia

Los antecedentes familiares de enfermedades cardíacas aumentan el riesgo de padecerlas más adelante.

Humo

La nicotina hace que los vasos sanguíneos se estrechen, mientras que el humo del cigarrillo también debilita las paredes de los vasos sanguíneos desde el interior.

Mala alimentación

La grasa, el azúcar, el colesterol y la sal contribuyen a la acumulación de placa en los vasos sanguíneos.

Mala salud

Otras condiciones que aumentan el riesgo son la obesidad, la diabetes de tipo 2, la hipertensión y el estrés.

La mayoría de las personas pueden sospechar que padecen una enfermedad cardiovascular porque los síntomas no son difíciles de reconocer. Principalmente, los síntomas incluyen dolores en el pecho, incluyendo opresión y malestar general en el pecho. Estos episodios suelen ir acompañados de falta de aire o respiración entrecortada. Es habitual que los vasos sanguíneos de las piernas y los brazos también se contraigan y debiliten. Cuando esto ocurre, se siente adormecimiento, debilidad o dolor en las extremidades. Las extremidades también pueden sentirse frías. También se puede sentir dolor en la mandíbula, la garganta, el cuello, la espalda o la parte superior del abdomen.

¿Cómo afecta el estrés del conflicto trabajo-familia a la salud cardiovascular?

Una investigación reciente que examina cómo afecta el conflicto entre el trabajo y la familia a las mujeres ha descubierto que el estrés, que es un importante factor de riesgo de enfermedades cardiovasculares, es mayor para las mujeres que luchan por mantener un equilibrio entre la vida laboral y la familiar. Los investigadores examinaron 27 estudios para encontrar una correlación entre el estrés laboral y un mayor riesgo de desarrollar ciertas enfermedades cardiovasculares. En particular, el estrés relacionado con el trabajo se asoció con un mayor riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y enfermedades coronarias.

Dando un paso más, un estudio más reciente analizó específicamente cómo afectaba al estrés y a los riesgos cardiovasculares el hecho de intentar establecer un equilibrio adecuado entre el trabajo y la familia. Para ello, analizaron varios factores del estilo de vida, como la dieta, la presión arterial y la actividad física, que les ayudaron a comprender con precisión estas correlaciones. El estudio pretendía identificar cómo el estrés causado tanto por el trabajo como por la presión familiar afectaba al estrés y a la salud.

El estudio brasileño examinó a un grupo de 11.000 sujetos, con edades comprendidas entre los 35 y los 74 años. La formación y los antecedentes laborales variaban entre los sujetos, aunque las mujeres constituían una proporción mayor de los individuos del grupo. Además de registrar la presión arterial y la salud cardiovascular, se pidió a los sujetos que completaran encuestas que examinaban cómo afectaban sus trabajos y sus vidas familiares.

Más mujeres que hombres declararon que su vida laboral interfería con su vida familiar, mientras que ambos sexos declararon una interferencia similar de su vida familiar en su vida laboral. También se descubrió que, al examinar únicamente el estrés laboral en general, los niveles eran bastante iguales entre los dos sexos. Los investigadores creen que las disparidades observadas se deben al hecho de que las mujeres pueden sentir una mayor necesidad de intentar mantener su papel tradicional en el hogar a medida que desarrollan su carrera profesional. La forma en que el conflicto trabajo-familia afecta a las mujeres crea mayores niveles de estrés que en los hombres, que normalmente no se enfrentan a esa misma situación.

¿Cómo se puede proteger la salud cardiovascular?

Dejar de lado las calorías vacías

Una de las primeras cosas que conviene hacer para proteger la salud cardiovascular es deshacerse de los alimentos que no contribuyen a la buena salud del corazón. En primer lugar, esto significa desechar los alimentos con alto contenido calórico y bajo valor nutricional. Los refrescos, los productos de bollería y los cereales azucarados encabezan esa lista.

Tomar un suplemento

También puedes incluir en tu programa un suplemento dietético con vitaminas, nutrientes y antioxidantes diseñados específicamente para apoyar la función cardiovascular.

Merendar de forma inteligente a lo largo del día

Work-family Conflict Especially Hard on Women, Says New Study 1En lugar de hacer tres grandes comidas cada día, es importante comer de forma inteligente. Lo mejor es empezar con un desayuno moderado que incluya buenas fuentes naturales de proteínas y fibra. Una sugerencia es una tortilla preparada con verduras frescas. Para el resto del día, elegir aperitivos saludables para picar periódicamente, como almendras, palitos de zanahoria y queso. Esto ayudará a comer menos en la cena.

Hacer más ejercicio

El requisito mínimo de actividad física es de 30 minutos de ejercicio de intensidad moderada a alta cada día. Sin embargo, hay que intentar hacer más actividad física que eso cada día. Se puede elegir la plaza de aparcamiento más alejada de la entrada, subir las escaleras en lugar del ascensor o ir en bicicleta a hacer recados para aumentar la cantidad de ejercicio que se realiza.

Dormir mejor cada noche

Por último, hay que tener en cuenta la importancia del sueño. Es un periodo de descanso para el cuerpo, pero también da tiempo al cerebro y al cuerpo para recuperarse. Es recomendable apartar los dispositivos electrónicos al menos una hora antes de acostarse y aprovechar ese tiempo para realizar actividades relajantes. Se puede leer, meditar o escuchar música. Cuando llegue la hora de acostarse, hay que asegurarse de que la habitación sea fresca y relajante. Es posible conciliar el sueño con una nueva ropa de cama más cómoda o utilizar tapones para los oídos y un antifaz para dormir más profundamente.

Leave a Comment