La baja libido en la menopausia se relaciona con la dificultad para dormir

Nuevas investigaciones han descubierto recientemente que la libido baja en la menopausia puede estar relacionada con las dificultades para dormir. Aquí exploraremos los síntomas comunes de la menopausia, cómo la menopausia puede contribuir al insomnio y algunos de los esfuerzos terapéuticos que las mujeres podrían emplear para abordar los incidentes repetidos de insomnio durante la menopausia.

Definición de la menopausia

La menopausia no se considera una enfermedad. Los profesionales médicos la definen como un acontecimiento natural de la vida que afecta a todas las mujeres que llegan al final de la cuarentena o al principio de la cincuentena. Es durante este periodo cuando los ovarios y otros órganos sexuales y reproductores disminuyen gradualmente la producción de hormonas como el estrógeno y la progesterona e incluso la testosterona. Además, se producen otros fenómenos biológicos, como la disminución de la producción de óvulos por parte de los ovarios y el descenso de los ciclos menstruales. Cuando se completa la menopausia, la mujer ya no experimenta periodos menstruales ni posee la capacidad de tener hijos.

Síntomas frecuentes de la menopausia

La disminución de las concentraciones corporales de hormonas clave suele producir una serie de manifestaciones físicas en las mujeres menopáusicas como:

Sofocos

Estos episodios intermitentes provocan una irradiación de calor por todo el cuerpo, una piel ruborizada y enrojecida y una sudoración profusa.

Aumento de peso

Los desequilibrios hormonales pueden provocar una mayor acumulación de grasa corporal y el consiguiente aumento de peso.

Pérdida de masa ósea

El estrógeno es fundamental para la fortaleza de los huesos. La disminución de las cantidades de estrógeno puede precipitar el debilitamiento de los huesos, que son más susceptibles a lesiones como contusiones y fracturas.

Molestias vaginales

La menopausia puede provocar sequedad vaginal. La sequedad vaginal puede ser dolorosa, sobre todo durante el coito.

Alteraciones del estado de ánimo

Las fluctuaciones hormonales desenfrenadas pueden provocar cambios de humor y la expresión de otras emociones negativas como la ansiedad, la ira, la tristeza y la depresión.

Libido baja

Los cambios físicos y biológicos provocados por la menopausia pueden causar una disminución del deseo sexual o una libido baja.

Falta de sueño

Varias manifestaciones físicas de la menopausia, sobre todo los sofocos, pueden precipitar la interrupción del sueño.

La relación entre la libido baja en la menopausia y el insomnio

Low Libido in Menopause Linked to Difficulty Sleeping 1 Un estudio realizado en 2006 por el ente de investigación Group Health descubrió que los problemas de sueño podrían estar directamente relacionados con la libido baja que experimentan las mujeres menopáusicas.

Los científicos estudiaron a unas 350 mujeres. Todas ellas estaban en edad menopáusica (entre 45 y 55 años) y experimentaban los principales síntomas de la menopausia, como sofocos y sudoración nocturna. Más del 60% de estas participantes también declararon una disminución de la libido. Más del 40% afirmaron sufrir episodios habituales de insomnio y a casi el 20% se les había diagnosticado depresión.

Los examinadores llegaron a la conclusión de que la falta de sueño podría ser sin duda un precursor de la disminución de la libido y de otras manifestaciones potencialmente graves en las mujeres menopáusicas. Además, estos científicos concluyeron que abordar el insomnio podría mejorar tanto la libido como reducir el riesgo de complicaciones de salud más importantes a medida que avanza la menopausia.

Tratamiento del insomnio provocado por la menopausia

El alcance del tratamiento del insomnio relacionado con la menopausia dependerá de otros factores, como la gravedad del insomnio, el estado general de salud de la mujer afectada y si determinados protocolos terapéuticos le causarán algún riesgo indebido para la salud.

En los casos en los que el insomnio es leve, una mujer menopáusica puede optar por probar remedios caseros como crear un entorno de sueño lo más saludable posible. Esta tarea puede llevarse a cabo tomando medidas como: asegurarse de que la habitación en la que se duerme está a oscuras y libre de posibles distracciones, asegurarse de que la zona de sueño es fresca y cómoda (o cálida si estas condiciones son las más óptimas para una persona en particular), mantener un vaso de agua o un trapo húmedo cerca de la mesilla de noche para refrescarse inmediatamente en caso de que se produzca un sofoco y evitar la ingesta de bebidas alcohólicas o con cafeína al menos una o dos horas antes de la hora de acostarse.

Algunas mujeres menopáusicas podrían aliviar los casos de insomnio utilizando sustancias naturales conocidas por inducir el sueño. Se cree que los extractos de diversas plantas y hierbas no sólo mejoran el sueño, sino que también pueden ayudar al organismo a mantener un equilibrio hormonal saludable.

Terapia hormonal sustitutiva

La terapia de sustitución de estrógenos, más comúnmente abreviada ERT, por sus siglas en inglés, es un procedimiento médico en el que las concentraciones de estrógeno perdidas durante la menopausia se sustituyen por versiones sintéticas de la hormona que pueden administrarse mediante inyecciones, parches cutáneos y preparados orales. La ERT ha ayudado a algunas mujeres a recuperar un equilibrio hormonal saludable y ha contribuido a aliviar síntomas menopáusicos como el insomnio. Dicho esto, el procedimiento presenta ciertos riesgos para la salud, como la aparición de coágulos sanguíneos y cáncer de endometrio.

La terapia con testosterona también podría resultar beneficiosa para las mujeres menopáusicas que luchan contra el insomnio. Puede pensarse que la testosterona es principalmente una hormona masculina. Sin embargo, también es fundamental para la salud sexual de la mujer, especialmente para la libido. Además, la testosterona también es importante para ayudar a la mujer a desarrollar patrones de sueño regulares. Durante la menopausia, la producción de testosterona también experimenta un rápido descenso, lo que podría precipitar incidentes de insomnio significativos y potencialmente perjudiciales.

La terapia con testosterona en mujeres también conlleva sus propios riesgos para la salud, como el crecimiento excesivo de vello, la calvicie de patrón masculino, cambios vocales, así como dolencias más graves como enfermedades cardiacas y ciertos tipos de cáncer.

Muchos profesionales médicos advierten de que, aunque el insomnio provocado por la menopausia es frecuente, puede indicar la presencia de otras enfermedades potencialmente peligrosas. Por lo tanto, cualquier mujer que experimente este problema debe ser examinada por su médico para descartar otras enfermedades.