|
|
|
|

Ihr Browser unterstützt das CANVAS-Element leider nicht!

Stop Aging Start Living
Cerebro & MemoriaDepresión &
												Humor

Fosfatidilserina

Fosfatidilserina

La fosfatidilserina es una sustancia importante para la transmisión de estímulos de las células cerebrales. Su deficiencia tiene efectos negativos en las funciones de la memoria y en la capacidad de concentración pudiendo manifestarse ya a partir de los 45 años de edad.

Bases

La fosfatidilserina pertenece al grupo de los fosfolípidos que, por así decirlo, sirven de «ancla» a las proteínas en las membranas de las células. Las moléculas de proteínas cumplen diferentes tareas importantes como receptores, enzimas o para el transporte selectivo de sustancias a través de la membrana.

Fosfatidilserina es un componente esencial de las membranas de las células y juega especialmente un papel en la transmisión de estímulos entre las células nerviosas. Su deficiencia relativa en la vejez es un motivo frecuente de la mayor lentitud de la capacidad de pensar, de la reducción de la capacidad de memorización y estados depresivos. La sustitución de fosfatidilserina puede eliminar muy a menudo esos síntomas, o al menos paliarlos.

Naturalmente también es de aplicación al cerebro: «¡Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente!» Ejercicios de memoria y participación activa en la vida social, en lugar de retirada y desinterés, son factores decisivos del estilo de vida que conservan las prestaciones del cerebro hasta una edad muy avanzada. Además deberían evitarse las neurotoxinas conocidas, ante todo el humo del tabaco y el consumo excesivo de alcohol.

Las personas jóvenes pueden sintetizar por sí mismas una cantidad suficiente de estos componentes fosfatidilserina tan importantes que en los alimentos sólo aparecen en trazas. Al ir avanzando la edad disminuye esta capacidad de forma que a partir de los 45 años de edad, aproximadamente, aumenta el peligro de una deficiencia de fosfatidilserina. Junto con un estilo de vida activo y prudente, la sustitución de fosfatidilserina a partir de las 45 años de edad ocupa también el lugar que le corresponde en la prevención para tener una vejez mental­mente satisfactoria.

Al principio Al principio

Efectos

Hay grandes cantidades de fosfatidilserina ante todo en la sustancia blanca del cerebro que en su mayor parte consta de membranas de células estructurales que sirven como aislamiento de las fibras nerviosas. Pero también en la membrana de las propias células nerviosas juega un papel importante. Sólo una consistencia óptima de las membranas posibilita una transmisión de estímulos sin problemas entre las células individuales.

Con esa posición clave en la transmisión de estímulos en el cerebro no sorprende que una deficiencia de fosfatidilserina perjudique el funcionamiento del cerebro, lo que puede manifestarse como un empeoramiento de la capacidad de pensar y de la memoria, pero también como estados depresivos. Así, la toma de fosfatidilserina muestra un éxito impresionante ante todo en el tratamiento de la llamada «depresión involutiva», enfermedad caracterizada por la depresión y por el debilitamiento cognitivo en ancianos.

Numerosos estudios se han ocupado también del efecto de fosfatidilserina en la enfermedad de Alzheimer. La enfermedad de Alz­heimer propiamente dicha manifiesta una forma específica de demencia. La degradación cognitiva de estos pacientes progresa de forma especial­mente rápida e impetuosa. Al ir avanzando la enfermedad se destruyen cada vez más células cerebrales y las redes neuronales pierden cada vez más capacidad haciendo que los síntomas empeoren dramáticamente.

Así, un paciente con la enfermedad de Alzheimer en estado avanzado dispone a menudo de solamente el 20 por ciento de sus sendas nerviosas iniciales. No sólo empeora la capacidad de pensar, sino que más bien puede llegar a producirse una cambio drástico de la personalidad con control emocional disminuido. Uno de los primeros estudios doble ciego con fosfatidilserina se realizó con 35 hombres y mujeres hospitali­zados con edades comprendidas entre los 65 y los 91 años. Todos esos pacientes manifestaban la disminución de la capacidad de pensar y de la memoria característica de la enfermedad de Alzheimer.

Se hizo un examen médico a los pacientes al comenzar el estudio, transcurrida 1 semana y trascurridas 6 semanas así como 3 semanas después de concluir la fase de tratamiento. Con la ayuda de la escala estandarizada llamada «Crichton Rating Scale» se registraron la orientación, comunicación, cooperación, agitación, movilidad y estado de ánimo así como la continencia, comportamientos de vestimenta, alimentación y sueño. Con la toma de fosfatidilserina se pusieron de manifiesto claras mejoras en todos los parámetros analizados.

Parece evidente que este complejo proceso patológico, cuyas causas exactas aún no están investigadas, no puede curarse con la ingesta de un único componente de las membranas celulares. Sin embargo, los pacientes de Alzheimer que tomaron fosfatidil­serina, ante todo en un estadio temprano, mostraron significantes mejoras de la capacidad cerebral. Ello subraya la importancia de fosfa­tidilserina y que su deficiencia juega también un papel incluso en enfermedades tan frecuentes y claramente delimitadas como la enfermedad de Alzheimer.

Al principio Al principio

Indicaciones

Básicamente pueden beneficiarse con la toma de fosfatidilserina todos los adultos a partir de los 45 años. Varios estudios demuestran que ante todo los adultos más mayores, que ya tiendan a perder de forma más marcada las facultades cognitivas como la capacidad de memoria y de aprendizaje, pueden lograr claras mejoras con fosfatidilserina. Por ello es recomendable tomar el preparado a partir de los 45 años de edad de forma profiláctica, incluso para aquellas personas que aún no noten una limitación de su rendimiento cerebral.

Como terapia para compensar estados de defi­ciencia de fosfatidilserina debidos a la edad que son motivo de depresión, mayor lentitud de la capacidad de pensar y de la reducción de la capacidad de memorización.

Como apoyo en todas las formas tempranas de la enfermedad de Alzheimer.

Al principio Al principio

Composición

Una cápsula contiene 300 mg de fosfatidilserina a base de vegetal (soja) de calidad farmacéutica.
Otros componentes: harina de arroz, Sio2, estearato de magnesio, fosfato tricálcico

Al principio Al principio

Posología

En caso normal, tomar 1 cápsula al día (con el desayuno) con bastante líquido.

Al principio Al principio

Efectos secundarios, Contraindicaciones

Los numerosos estudios clínicos realizados hasta ahora demuestran que la fosfatidil­serina no sólo es una sustancia extremamente efectiva sino también extremamente segura. En ninguno de los casos ha habido interacciones no deseadas. También los pacientes más mayores con enfermedades crónicas han tolerado bien la toma de fosfatidilserina.

Fosfatidilserina ha demostrado ser extremamente tolerable en todas las investigaciones realizadas hasta ahora. Este producto altamente purificado sólo contiene trazas de proteínas de soja. Sin embargo, si se padece una alergia grave a la soja, no puede excluirse por completo que se produzcan reacciones alérgicas. Pero esos tipos de alergias a la soja son extremamente raros.

Al principio Al principio

Advertencias

En general es recomendable consultar a un especialista antes de tomar suplementos nutricionales. Ello es especialmente de aplicación en el caso de padecer enfermedades crónicas y si se toman medicamentos regularmente. Si surgen molestias al tomar el preparado debería consultar a un médico e informarle de dicha toma.

Este producto está disponible en farmacias o a través de la empresa Pida este producto ahora directamente con PharmatransPharmatrans.

La información actual sobre precios y medidas de nuestros productos la encontrarán aquí.

Al principio Al principio

Fabricante:

VitaBasix® by LHP Inc.,
Abre una ventana para enviar un correo electrónicospain(at)vitabasix.com

Nos reservamos el derecho a realizar cambios y erratas.
Revisado en Febrero de 2008

Advertencias importantes:
Nuestros productos son fabricados según el estándar de la GMP (Good Manufacturing Practice). La calidad, la pureza y la concentración son controladas contínuamente por laboratorios independientes y competentes, conforme con las directrices de la FDA (Food and Drug Administration, USA).

Nuestros productos son concebidos como medida preventiva y para una mejora del bienestar general. Para su utilización como medida curativa de una enfermedad, les recomendamos consultar previamente a su médico.